Cara de susto

Esta es la cara que se le queda a muchas personas cuando hablamos de cosas tan básicas para nuestra efectividad como pueden ser la «gestión del no» o

¿No tienes tiempo?

Estoy casi seguro que en lo que llevamos de semana ya has oído en más de una ocasión la frase de «no he tenido tiempo de terminarlo, de llamarte, de