¡Maldito correo electrónico!

correo electronicoCuando hablo de productividad y pregunto cuáles son los principales impedimentos para ser productivo, normalmente hay dos temas que siempre están a flor de piel: la dificultad para gestionar tareas, especialmente en la priorización (algunos añaden aquí la complicación de las interrupciones y de discernir entre lo importante y lo urgente) y la gestión del correo electrónico.

Sin ser el resultado de un debate profundo, estos temas, son los que la mayoría de gente identifica de manera impulsiva como las causas de su baja productividad.

Quizá sea en el entorno en el que me muevo y las repuestas variarían entre otros colectivos, pero este resultado siempre me hace reflexionar, ya que la primera respuesta, creo que efectivamente es la visualización o síntoma más evidente de una falta de planificación y de una baja productividad real. Este encierra múltiples causas, y con eso múltiples planteamientos, análisis y soluciones.

En cambio el segundo, el correo electrónico, que es una herramienta, la gente la sitúa al mismo nivel de problema que lo otro, que a mi entender, tiene mucha más magnitud.

Y seguramente es así, es un problema y lo hemos creado nosotros mismos, muchos profesionales o empresas, han situado el correo electrónico como centro neurálgico de su actividad, si además, utilizamos la aplicación de correo electrónico como gestor de tareas, de archivo, de agenda, de centro de notificaciones y de muchas otras cosas, el problema se agrava. No digo que no se pueda hacer, de hecho y a pesar que reconozco que a mí no me gusta, bien gestionado y con un gestor de correo adecuado (hay muchos y con muchas funcionalidades), puede ser utilizado satisfactoriamente para estos fines.

Gestionar bien el correo electrónico es clave para mejorar tu productividad, pero es difícil que sea el único problema o el más importante… en todo caso es una cosa más a gestionar correctamente, démosle la magnitud que le corresponde y aprendamos a convivir con él sin que sea motivo de inquietud constante.

En post anteriores, ya he hablado sobre métodos y buenas prácticas a llevar a cabo con el correo. Aquí dejo los links…

Inbox 0: como conseguir que el correo no te vuelva loco

Otro paso hacia el Inbox 0: actúa preventivamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *