Las principales distracciones en la oficina

A pesar que, normalmente, esté estipulado que nuestra jornada laboral sea de 8 horas diarias, la mayoría de gente no podemos afirmar que estemos trabajando todo este tiempo, o, al menos, que lo estemos haciendo al 100 %.

Esto es debido a que nuestra jornada laboral se ve atomizada en pequeños trozos de tiempo útil, trabajamos solo ‘ratitos’ en medio de mil y una otras cosas que nos suceden durante el día.

Las causas de esta fragmentación son los imprevistos, las urgencias y las distracciones. Las dos primeras podríamos considerar, siendo benevolentes, que son ley de vida y forman parte de la normalidad, y por tanto las gestionamos con tranquilidad, identificando y reprogramando. Pero ¿y las distracciones? estas últimas campan a sus anchas por la oficina, y de esto, somos nosotros los culpables en la mayoría de los casos. Las asumimos también como naturales o inevitables, y esto no debería ser así.

Una estudio llevado a cabo en junio por de Careerbuilder, cuantifica los diez ‘productivity killers’ más habituales en las oficinas (estudio llevado a cabo en los EUA, aunque considero que es muy asimilable a nuestras condiciones…).

Según la encuesta de Careerbuilder, hecha a 5.000 empleados y empleadores, las principales distracciones que reconocen tener, son:

1) Móvil (hablar y mensajear) 50%
2) Cotilleos 42%
3) Internet 39%
4) Redes Sociales 38%
5) Paradas para el café o para fumar 27 %
6) Compañeros ruidosos 24 %
7) Reuniones 23 %
8) Email 23 %
9) Compañeros que ‘se dejan caer’ 23% 
10) Compañeros con conferencias en altavoz 10%

Si queremos ser productivos, debemos limitar estas distracciones, solo con esto, nuestro tiempo ya será de mayor calidad. Estoy convencido que solo tomando consciencia de lo que implican estas interrupciones, ya empezaremos a mejorar.

El verdadero problema no es el tiempo que dedicamos a todo esto, lo grave es que por una distracción de segundos, podemos tener una bajada en nuestra concentración de horas, empezar y parar continuamente afecta gravemente nuestra productividad.

Debemos controlar las distracciones; los descansos también son importantes para la productividad, así, la clave es hacer lo que nos distrae en descansos programados entre nuestras tareas (consultar el móvil, cotillear, etc…). Otras distracciones, deben solucionarse hablando y estableciendo reglas de comportamiento entre compañeros, que la gente acepte que estas ocupado y no moleste, o hablar por teléfono sin gritar, o hacer que las reuniones sean útiles…

¿Sorprendido? apuesto a que no, porque seguro que la mayoría de distracciones las conoces. Prueba a ponerles freno y comprobarás que ganas tiempo y tranquilidad, sin perder calidad de vida.

photo credit: Alvy via photopin cc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *