Los valores fundamentales del Liderazgo Efectivo

Últimamente, y como ya habréis visto si seguís mi blog, estoy dándole vueltas al concepto de Liderazgo Efectivo. Estoy convencido que un liderazgo enfocado hacia la efectividad será la pieza clave para la evolución de nuestras organizaciones y definitivamente nos hará dar un salto cualitativo en la productividad corporativa, dejando atrás viejos tópicos muy anclados en nuestra cultura empresarial.

La casualidad hizo que se cruzaran en mi mesa Peter F. Drucker hablando de su Effective Executive y otro artículo que hacia referencia a los valores fundamentales de una conocida marca de automóviles y enseguida relacioné estos valores de marca con el Liderazgo Efectivo (misterios del cerebro…).

Desde mi punto de vista, el Liderazgo Efectivo es la habilidad para la combinación de unos determinados valores, extremos entre sí. Siempre he dicho que encontrar el equilibrio es una de las claves para ser efectivo, pues para liderar efectivamente, este equilibrio debe adquirir su máxima expresión.

Así pues, creo que la clave está en lograr una mezcla que equilibre los siguientes seis valores:

Tradición e Innovación: no todo lo nuevo es bueno, ni lo antiguo malo. No por ser la última versión, se adaptará mejor a nuestras necesidades, cuidado con los cambios rompedores. Debemos tener en cuenta que todo tiene un inicio y una evolución, las cosas no son de una determinada manera porque sí. Innovar respetando la tradición nos ayudará a una mejor implantación y gestión de los cambios.

Individual y Equipo: un individuo es capaz de avanzar más rápidamente, pero con un equipo puedes llegar más lejos. Liderar significa tomar decisiones, y debes asumir que casi siempre estarás solo. No le pidas al equipo que tome tus decisiones, pero cuenta con él para ponértelo más fácil. Delega y acompaña. Premia de igual manera un buen trabajo individual como uno de colectivo.

Excelencia y Velocidad: la búsqueda de la excelencia puede conllevar una pérdida de efectividad, el nivel de detalle debe ajustarse para que la rentabilidad de la acción sea la óptima. A un determinado nivel la mejora ya no es perceptible y por tanto no nos aporta nada, solo consume recursos.

photo credit: Steve A Johnson via photopin cc

Comentarios

  1. dice

    La realidad es que bien seria cierto que la organizacion necesita esto; se pudiera adoptar aunque estos cambios tambien implica a la gente, no todos lo aceptan y solo dicen que si para no perder su posicion y los resultados se ven en las metricas lo certero seria poner a una persona con estos pensamientos y actitudes si es que la que ya esta no los tiene, esto suele suceder cuando se contratan a parientes y amigos; no en todos pero si en muchos casos

    • Jordi Fortuny Baduell dice

      Gracias Antonio. Creo que poco a poco vamos a ir avanzando e convenciendo de la necesidad de cambio. Todo requiere su tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *