Hazte un Mapa de Empatía y diagnostica tu productividad

Hace unas semanas asistí a un interesante taller con @jpuigdellivol, donde una de las cosas que trabajamos fueron los Mapas de Empatía. El taller no estaba relacionado con la Productividad Personal, pero como la cabra siempre tira al monte, no pude resistirme a mezclar ambos temas.

Vayamos por partes y os cuento lo que es un Mapa de Empatía, para los que no los conozcáis.

Muy sintéticamente (ya que profundizar en este no es el objetivo del post que estas leyendo), un Mapa de Empatía es una herramienta de Design Thinking cuya finalidad principal es la de comprender tan bien como sea posible al potencial cliente de una marca, entendiendo por comprender: tanto sus necesidades explícitas como implícitas. El Mapa de Empatía nos ayuda a ir más allá de lo que ‘parece’ que quiere nuestro cliente, o de lo que dice que quiere, para así entender lo que realmente quiere. Así, lógicamente, es una herramienta muy utilizada en el entorno del marketing.

Un Mapa de Empatía tiene esta forma y se compone de estas partes:

Mapa-de-empatía

Así, si el mapa sirve para conocer mejor a los clientes, ¿porque no utilizarlo también para conocerse mejor uno mismo? y dentro de este conocerse mejor ¿porque no lo utilizamos para diagnosticar nuestro nivel de productividad y/o cuales son nuestros puntos críticos frente a esta?

Si hacemos el ejercicio, del que os muestro un pequeño ejemplo, podremos ‘segmentar’ cuales son nuestras principales preocupaciones, que nos dice el entorno, como reaccionamos, que hacemos y que decimos. Todos somos únicos y tenemos realidades distintas, por lo tanto no es descabellado pensar que necesitaremos también soluciones concretas y personalizadas.

Slide1

Otro ejercicio interesante que podemos hacer es detectar contradicciones, como pueden ser, por ejemplo, pensar que la gente es muy pesada porque nos interrumpen, pero al mismo tiempo, nosotros estar interrumpiendo continuamente, o bien, repetir que no tienes tiempo para nada, pero comprometerte con plazos imposibles.

En fin, que hice el experimento, me gustó y además me sirvió, es por eso que os propongo que también lo hagáis. A ver que tal, ¡ya me contaréis!

Si pulsas en el enlace podrás descargarte la plantilla (PowerPoint) de un Mapa de Empatía en blanco (¡con sus Post-It y todo!) para realizar el ejercicio.

Modelo mapa empatia Efectivitat_com

 

Comentarios

  1. Patricia dice

    Excelente artículo, justo tengo que hacer un taller de empatía y esta información me ayudara mucho, gracias por compartirlo

  2. Laura dice

    ¡ Padrísimo y súper interesante ! Muy bueno para analizarte.
    Excelente idea de adaptarlo para conocernos. ¡ Gracias !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *