La multitarea no existe

No hay nada más productivo que hacer solo una cosa a la vez. Así que vete olvidando de la multitarea.

Contrariamente a lo que podría parecer, ser productivo no es hacer mucho y rápido, lo es más hacer solo una cosa pero dedicándole toda nuestra atención. Piensa en los resultados cuando trabajas en modo multitarea o cuando pones plena atención en una única tarea. Indiscutiblemente en el primer caso la mediocridad es la norma.

Hace unas semanas os contaba que había leído que tenemos 70.000 pensamientos al día, ahora me he encontrado con un estudio que han hecho en Harvard, donde han determinado que el 46,9% del tiempo, nuestra mente viaja erráticamente a través de cosas que no tienen nada que ver con lo que estamos haciendo en aquel momento.

Otro claro ejemplo sobre la necesidad de entrenar nuestra capacidad de foco para ser efectivos… ya que de manera natural, nuestro cerebro tiende a la dispersión. Frente a este panorama es muy importante, pues, evitar los hábitos que puedan empeorarlo y quizá el peor de ellos sea querer hacer varias tareas al mismo tiempo.

La multitarea nos gusta, porque en el fondo nos estimula, nos sentimos muy ocupados y nos creemos muy productivos (otra trampa de nuestro cerebro). Pero esto no es así. No se trata solo de sentirnos productivos, sino de serlo, y ya sabemos que esto no se mide por cuantas tareas tachamos cada hora sino por conseguir realmente lo que nos proponemos.

A la vista está pues que nuestra capacidad de prestar atención es muy limitada. Solo podemos hacer una cosa a la vez, así que, cuando creemos que estamos en modo multitarea, realmente lo que estamos haciendo es pasar rápidamente de una tarea a la otra, en absoluto hacemos las dos al mismo tiempo. Así en lugar de destinar toda nuestra energía en una cosa, la estamos dividiendo y malgastando yendo de un lado hacia el otro. La multitarea no existe.

La verdad es que no es fácil enfocarnos en una sola tarea durante largos periodos de tiempo, nuestro cerebro se resiste a funcionar así. Por lo que una de las mejores maneras de gestionarlo es estableciendo en nuestra rutina pequeños espacios de tiempo de alta concentración, dicen que 20 minutos son la medida ideal. Verás como al principio cuesta, pero también te sorprenderás de lo que puedes llegar a conseguir estando totalmente enfocado en una sola cosa. Siendo consciente de esto, poco a poco, irás dejando atrás el mito de la multitarea.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *