Tu propósito es tu éxito

Si seguís este blog habréis notado que me reitero mucho con el tema del propósito. Pero creo que se lo merece, de hecho no hay día que pase en que no piense lo importante que es y el tiempo que he tardado en darme cuenta.

¿Por qué tantas veces obviamos el ejercicio de esclarecer el propósito? A mí me vienen a la cabeza mil motivos… Porque pretendemos ser eficientes, así el tiempo de reflexión nos parece una pérdida de tiempo. Porque creemos más importante aparentar movimiento que definir hacia dónde vamos. Porque nos movemos por rutina y consideramos que todo lo que hacemos ya tiene implícito un propósito. Por el miedo a tener que asumir que podemos decidir. Etc.

Y cada día tengo más claro que la única clave del éxito es tener el propósito claro. Sin propósito es imposible el éxito, y por una razón muy básica: porque no tenemos una meta.

El propósito define el éxito; se trata del punto de referencia primario a partir del cual realizaremos cualquier inversión de tiempo y energía…

Puede que el azar influya de alguna manera en que logremos lo que queremos. Puede incluso pasar que yendo a la deriva, los vientos nos sean favorables y nos lleven a alguna playa paradisíaca. Pero la única garantía para llegar donde queremos, es saber lo que queremos.

Todo tiene un propósito, nos situemos en el nivel de perspectiva que nos situemos. Desde un simple proyecto a nuestra vida. Y me atrevería a decir que como más elevado es este nivel, menos claro lo tenemos. ¿Te has preguntado nunca cuál es tu propósito vital?

También desde un punto de vista puramente pragmático, la utilidad del propósito es muy grande. Y lo podemos ver en dos claros ejemplos:

Todos los objetivos, visiones, proyectos y acciones derivan de dicha descripción y van a parar a ella.

El propósito es imprescindible, en tanto que es el punto de partida, y al mismo tiempo, el punto de llegada. En otras palabras sabemos dónde queremos ir y sabremos cuando habremos llegado.

El propósito básico de cualquier cosa proporciona la definición esencial de lo que es realmente el trabajo.

La claridad en el propósito permite empezar a construir un camino directo hacia él. Como más claro lo tengamos, más definidas estarán nuestras acciones.

Como veis, debemos tomar consciencia del papel del propósito en vuestra vida cotidiana, es mucho más importante de lo que nos puede parecer a simple vista.

*citas de David Allen en Organízate con Eficacia

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *