#100palabras de efectividad: multitarea

Un mito donde los haya. Productividad en estado puro, pero productividad de la de antes…la productividad de la época de la gestión del tiempo, llena de creencias infundadas y geniales trucos.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la multitarea no es factible, y mucho menos, es una práctica que nos ayude a ser más productivos.

La multitarea es placentera, tacho por doquier, e incluso, abro por doquier, y como el impulso natural del cerebro es a tachar cuando empezamos y no cuando terminamos, pues es una gozada, y la sensación de productividad es brutal. Pero el balance real es un desastre… multitud de cosas a medias, o hechas de cualquier manera, y la sensación de control inexistente. Además, al final, el tiempo total dedicado a nuestras tareas trabajando en modo multitarea, siempre es muy superior a hacerlas una detrás de la otra.

Ya sabéis que se trata de hacer bien y no hacer por hacer. No se trata de ver cuanto tacho de mi lista, sino cuanto avanzo en mis propósitos. Efectividad no es tanto volumen de tareas hechas, como si, calidad de éstas.

Y tenemos base científica para afirmar que nuestro cerebro solo es capaz de estar enfocado (bien enfocado) en una cosa. Así, el ancestral dicho, quien mucho abarca poco aprieta, no es en absoluto baladí.

A veces, si podemos hacer más de una cosa, pero solo si una requiere atención, y el resto no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *