#100palabras de efectividad: procrastinar

Procrastinar, es la acción o hábito de postergar la realización de determinadas tareas sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables. Es una sensación muy conocida por todos nosotros y que podríamos explicarla mejor cómo: aquello que sé que tengo que hacer, me agobia pensar que lo tengo pendiente, pero siempre encuentro una excusa para no hacerlo.

El origen de la procrastinación puede ser variado, y puede ir desde el miedo al fracaso, indeterminación a la hora de tomar una decisión, o bien, simplemente porque no sabemos por dónde empezar. El sólo hecho de definir bien nuestros propósitos y acciones es una de las mejores maneras de luchar contra la procrastinación. Por lo que he podido comprobar, esto es mucho más efectivo que confiar únicamente en la fuerza de voluntad para hacer lo que debemos.

Normalmente la procrastinación no es positiva, aunque en algunos casos podamos referirnos a ella en estos términos. Estos casos vienen derivados de los efectos beneficiosos de enfriar nuestro pensamiento para procesar mejor. Lógicamente, en estas ocasiones, mejor enfriar conscientemente y no convertir la procrastinación en un hábito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *