#100palabras de efectividad: priorizar

Dar prioridad a algo. Y prioridad significa anterioridad de algo respecto de otra cosa. Así, habitualmente, en productividad, priorizar significa escoger que hacemos primero. Decidir qué hacer de entre todos nuestros pendientes.

El problema viene en que no es fácil priorizar, de hecho, personalmente creo que es imposible asignar prioridades, o mejor dicho, asignar prioridades y que estas sigan siendo válidas más allá de unas pocas horas.

La mayoría de prioridades, si te fijas bien, no las decides tú. Tu jefe, un plazo, cualquier imprevisto,… Todo esto tiene más poder que tú a la hora de asignar prioridades. Ya hablamos de la Matriz de Eisenhower y la poca utilidad de asignar criterios de importancia y urgencia a la hora de organizar nuestro flujo de trabajo. Esta opción matricial y matemática es poco realista.

Lo primero que debemos asumir es que, casi seguro, nunca lo podremos hacer todo. Es por eso que es clave tener muy claros nuestros propósitos u objetivos. De esta manera podremos decidir hacer las cosas correctas, que serán las que estén alineadas con eso.

En GTD, se habla de gestionar nuestros compromisos. Debemos dejar atrás el concepto tradicional de priorización por importancia y urgencia, y trazar un eje a partir de los compromisos que hemos adquirido (primero es necesario aclarar la nebulosa de ‘frentes abiertos’ que tengamos, y esto lo haremos coherentemente con nuestros propósitos y objetivos).  Y a partir de aquí, debemos tener en cuenta los que tienen un plazo, además del contexto en el que nos encontremos (esto posibilita la realización, ya no todo se puede hacer en todos los sitios), y también la energía y tiempo de los que disponemos. Como podéis ver, combinamos una decisión global y amplia respecto a nuestros compromisos con una decisión más concreta sobre lo que se puede hacer en cada momento.

A priori, quizá parezca más complicado y difuso que la vieja manera de priorizar, pero os aseguro que es infinitamente más efectivo. Y con un poco de práctica, funciona de manera instintiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *