#100palabras de efectividad: TMI

TMI o tareas más importantes. Un recurso productivo ampliamente difundido y que basa su razón de ser en la elección de que tareas serán prioritarias a la hora de hacer. Normalmente es usado en el ámbito de la planificación diaria.

La recomendación típica es la de: escoge tres TMI para mañana, que va a ser donde te vas a centrar. Y hazlas a primera hora de la mañana, antes de abrir el correo electrónico.

Hay debates apasionados acerca de la conveniencia de su utilización y su utilidad. Sin ir más lejos, aquí os dejo algunas opiniones, a favor, en contra, y con matices. Aunque me atrevería a decir que en el fondo, fondo, hay cierto consenso.

Lo que voy a hacer, es contaros mi opinión personal… y es que para mi hay un tema fundamental: ¿me estáis diciendo que tenéis en vuestro haber tareas no importantes?

Yo parto de la base que todo lo que tenemos que hacer es importante y por lo tanto, como mínimo, con el nombre ya empezamos mal. Lo que si hay, son acciones de distinta naturaleza. Hay acciones que requieren mucha energía, otras poca, hay algunas con plazo, otras no, algunas son fáciles pero requieren mucho tiempo, otras son cortas en el tiempo pero requieren mucha atención…

Es por tanto que creo es mejor hacer la elección desde el punto de vista del contexto en el que estamos y no tanto basándonos en el etéreo concepto de importancia. Saber exactamente que tienes por hacer, tenerlo bien definido, organizado y pensar/revisar con cierta frecuencia, hace que en cada momento puedas escoger en que es más idóneo centrarse.

Y es que la vida te da sorpresas, tanto en negativo (no puedes hacer lo que pretendías), como en positivo (un día te sientes mejor y haces mucho más de lo que podías prever). ¿Qué razón tiene poner límites con las TMI?

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *