Tengo una mala noticia

¡Uy perdón! He empezado muy mal, rectifico: Tengo una buena noticia.

Parece que el universo se empeñe en ponértelo difícil, y es que siempre ocurren cosas que te impiden cumplir con tus planes. Tu efectividad acostumbra a estar por los suelos por culpa de los demás, o del mal funcionamiento de las herramientas, o bien por imprevistos incesantes u otras muchas cosas fuera de tu control.

¿Cuánto impacto tiene todo esto en tu efectividad? Rápido, ponle un porcentaje… ¿el 90%? ¿el 50%?

Ciertamente el mundo se mueve, las cosas cambian, los imprevistos suceden, los demás existen, las herramientas fallan…  Si, es verdad, esto es así. Esta era la mala noticia.

¿Y dónde está la buena noticia?

Pues en que hay muchas cosas que puedes hacer, y es que existe un círculo de influencia donde tu puedes actuar.

Puedes dejarte llevar, o puedes asumir que tu también tienes parte de responsabilidad. Este círculo de influencia, definido por Stephen R. Covey en el primero de sus famosos 7 hábitos, normalmente es más grande de lo que pueda parecer en un principio.

Dudo que a la pregunta que te hacía antes le hayas puesto un 100%, pero también intuyo que habrás sobrevalorado, un poco, el impacto de todo este universo que va en tu contra… Arrastramos muchas creencias que nos hacen comprimir nuestro círculo de influencia.

Proactividad, un principio básico para ser efectivo ¿Qué puedo hacer yo? Asumir que tienes alguna responsabilidad, y centrarte en ella, es muy alentador y puede cambiar este universo hostil, como dice Covey ‘…al elegir nuestra respuesta a las circunstancias influimos poderosamente en nuestras circunstancias…’

Se proactivo, enfócate en lo que tu puedas hacer, que seguro que existe, y verás como te cambia el panorama…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *