pantalla con datos de programación

¿La multitarea es un buen recurso?

No tengo más remedio que trabajar en modo multitarea porque mi día está lleno de distracciones e interrupciones

¿Te suena esta afirmación? Pues a mí sí. La he oído no hace mucho. A pesar de que cada vez existe más concienciación acerca de la ineficiencia de la multitarea, nos resistimos en abandonarla.

Este es el espejismo en el que estamos viviendo. Mucha gente sigue menospreciando el poder de mantener el foco en lo que estemos haciendo y se resigna a estar continuamente enfrascada en varios frentes a la vez.

No es que la multitarea no exista, porque efectivamente podemos leer y respirar al mismo tiempo, o hablar y andar. Pero esto sólo es posible si una de las cosas funciona como un automatismo, si no requiere de atención consciente. Está demostrado que nuestro cerebro sólo es capaz de prestar atención a una cosa a la vez.

Así, si pretendemos estar atentos a más de una cosa, lo que hará nuestro cerebro será dividir su capacidad de atención en fragmentos más pequeños. Lo que hace es desconectar y reconectar contínuamente.

No niego que la visión de trabajar centrando nuestra atención sólo a lo que estamos puede parecer una utopía. Que sólo sea posible si estamos en unas «condiciones de laboratorio», y que la realidad normalmente se aleja de estas. Quizá. Lo que es seguro, es que podemos hacer mucho para mejorarlo. En nuestra área de influencia hay cosas que, sin mucho esfuerzo, podremos cambiar.

Así pues, lo primero es saber que esto pasa y por lo tanto dejar ya atrás el mito de la multitarea. Procurar estar a lo que estamos siempre. Y sobretodo no confundir esto con estar concentrado horas y horas en lo mismo, estrategia, también, nada productiva. Se trata de una cuestión de calidad de la atención, no de duración de esta atención.

Algunos ejemplos de cosas que podemos hacer…

Una gestión proactiva de interrupciones: reservarse espacios tranquilos, avisar que no estás, etc. O eliminar al máximo las distracciones: notificaciones, entornos de trabajo «limpios», etc.

Otra opción muy interesante es el «trabajo por lotes», que consiste en agrupar tareas con algún elemento común, esto nos hace ser mucho más eficientes. En este caso concreto los usuarios de GTD conocemos bien los beneficios de trabajar de esta forma. De hecho, GTD ya tiene muy en cuenta que la multitarea no es nada recomendable y los hábitos de los que se compone la metodología te alejan de caer en la tentación.

Hay muchas cosas que puedes hacer. Se proactivo y encuentra recursos para eliminar la multitarea de tu vida… verás como tu efectividad se dispara.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *