Caerse es normal

Viene una ola y te tira… Das tumbos, te ves arrastrado por la corriente y no sabes ni donde poner el pie para tocar suelo. Desorientación y falta de control. Si te has hecho el valiente en un día en el que el mar estaba revuelto, quizá hayas experimentado esta sensación.

Es una buena metáfora de una situación que, probablemente, todos hemos vivido en nuestro día a día. Estamos instalados en velocidad de crucero, todo va fluyendo, y de repente, por distintos motivos, esta estabilidad se rompe. Cuando esto pasa, decimos que nos caemos, y no es otra cosa que una pérdida de confianza en nuestro sistema.

Es normal perder la sensación de control de vez en cuando. La realidad es dura y en cualquier momento puede pegarte un revolcón. Por muy efectivo que seas, esto pasa.

Para remediarlo, lo primero, es intentar no ponerse nervioso y reconocer que ha pasado.

Asumirlo es importante. Verlo como una cosa que puede pasar, es el primer paso para recuperar el control. Si caemos en la desesperación, sólo provocaremos que nos cueste más encontrar como sacar la cabeza para volver a respirar.

A partir de aquí es cuando vuelven a entrar en acción los hábitos que te hacen efectivo. La clave está en actualizar y completar tu sistema para volver a ponerte de pie.

En concreto, GTD, ya contempla que esta situación se pueda producir, y está diseñado para que con una serie de pasos definidos, puedas recuperar la sensación de control.

Photo by Tim Marshall on Unsplash

Comentarios

  1. Angel dice

    No puedo dejar de animarme cada vez que leo este tipo de posts, pero por otro lado aumenta mi fustracion cuando pienso….¿a mi porque no me funciona despues de tres años intentandolo? ¿Que hago mal? Para mi caetse es tan normal que jamas me he subido…en fin voy petsistiendo y espero algun diantrabajar relajado y poder caerme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *