pasaporte con tarjeta de embarque

Day Tripper. De excursión por el día a día

Iba yo en el coche escuchando The Beatles, cuando ha sonado Day Tripper, y mi hijo me ha preguntado qué significaba. A partir de ahí, y a raíz de las primeras estrofas, me ha venido pensar lo excursionistas de un día que somos muchos de nosotros. Lógicamente la canción no va de esto, pero las primeras frases bien podrían ser válidas para describir cómo normalmente nos enfrentamos  a nuestros asuntos diarios.

Got a good reason/for taking the easy way out now/She was a day tripper/One way ticket, yeah

Tengo una buena razón/para tomar el camino más fácil/Ella era una excursionista/Sólo billete de ida

Antes de nada, y para poner contexto, recordar que en el trabajo del conocimiento existen tres tipos de trabajo, el definido, el de definir nuestro trabajo y el según surge. En esta serie de David Sánchez podrás profundizar en ellos.

«Tengo una buena razón»: los imprevistos y las (teóricas) urgencias siempre son una buena razón para sentirnos productivos y justificar nuestro trabajo, no paramos ni un momento…

«para tomar el camino más fácil»: dejarse llevar, hacer por hacer, no hace falta pensar demasiado, sólo tienes que estar a expensas del viento que sople más fuerte, cierto que así también trabajas, pero…¿haces en cada momento lo mejor que podrías estar haciendo?

«Ella era una excursionista/Sólo billete de ida»: nuestros recursos se centran en el día a día, tiramos y ya veremos. Mañana más, y al otro más.

Esto es como comprar un billete solo de ida para la excursión de un día.

Es frecuente dejarnos llevar por el según surja, hacemos que este sea el tipo de trabajo dominante, el que nos dicta lo que tenemos que hacer, y esto provoca que los dos otros tipos aparezcan de manera subsidiaria.

De hecho, incluso me atrevería a decir, que el trabajo definido y el trabajo de definir nuestro trabajo, muchas veces terminan mutando a trabajo según surge. Si no nos ponemos con el trabajo definido, ni definimos nuestro trabajo, este acaba volviendo como un bumerán, ahora sí, convertido en trabajo según surge. Quiero decir que, si no hay cierto balance,  la situación tiende a retroalimentarse y empeorar.

Como trabajadores del conocimiento, tenemos que tener en cuenta los tres tipos. Aunque cada uno de nosotros pueda tener balance óptimo distinto.

En mi experiencia, la mayoría de personas reconoce que se dejan llevar más de lo estrictamente necesario por el trabajo según surge. Cuando preguntas explícitamente acerca del balance actual y el deseado, la respuesta siempre es la misma. Reducir el según surge y aumentar el trabajo de definir nuestro trabajo.

Así que de alguna manera ya somos conscientes de todo esto, pero falta ponerlo en práctica. Otro ejemplo de la necesidad de pasar del círculo de preocupación al de influencia.

Photo by Nicole Harrington on Unsplash

Comentarios

  1. dice

    Me ha gustado como ha cogidos la letra de una canción para sacar una lección sobre la efectividad personal.

    Trabajamos en oficinas abiertas con múltiples canales de comunicación (email, WhatsApp, slack, compañeros…) abiertas durante todo el día.

    Como resultado, trabajamos mucho, pero de poca calidad. Nos pasamos los días apagando fuegos en lugar de crear y producir…

    Esto sólo puede acabar si aprendes a parar y reflexionar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *