Aumenta tu confianza con las listas de verificación

Imagina que te toca cocinar una paella y no lo has hecho nunca.

Imagina que tienes que irte de viaje a un lugar remoto y desconocido.

Imagina que tienes que organizar una convención en tu empresa.

Imagina que acaban de nombrarte responsable de una nueva área. O empiezas en un nuevo trabajo.

A priori, cualquiera de estas situaciones, te provoca una sensación de bajo control.

Imagina ahora, que dispones de una lista con todas las cosas que debes tener en cuenta y/o con las acciones que tienes que llevar a cabo al respecto de estos temas.

¿Es otra cosa no? Seguro que lo afrontas con una mayor sensación de control. Seguridad en que lo que estás haciendo es lo que se debe hacer, o mejor aún, que no te estás dejando nada.

A este tipo de listas las llamamos listas de verificación o «checklists».

Cuanto más nueva es la situación, más control se necesita. Es por eso que estas listas son tan útiles.

Una vez lleves haciéndolo un tiempo, probablemente ya fluya de manera casi «automática», pero estas listas siguen siendo de gran utilidad para tu efectividad y para aliviar presión mental ¿Me habré dejado algo? No cuesta nada tenerlas, de hecho, en mi opinión, tiene más coste mantenerlas en la cabeza.

Además de estas situaciones, o procesos, donde buscas una mayor confianza en lo que haces, también pueden ser de gran utilidad para establecer revisiones más «genéricas», en aspectos donde lo que pretendes es chequear que «todo está en su sitio». Algunos ejemplos pueden ser una lista de indicadores sobre cómo está tu equipo, o también sobre cómo de sana es la vida que estás llevando.

Puede haber infinitas listas de infinitas cosas, ya sea en el trabajo o en tu vida personal, también pueden ser temporales o permanentes, sea como sea, siempre que tengas que pensar en algo, es una buena práctica poder contar con esta «mente externa».

La civilización avanza extendiendo el número de operaciones importantes que podemos realizar sin pensar en ellas. Alfred North Whitehead

Photo by rawpixel.com on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *