Revisión Semanal en GTD​®​; cierre

Antes que nada, como ha sido una serie larga, te voy a dejar aquí el esquema completo de la Revisión Semanal con los enlaces a los post donde he hablado de cada uno de los puntos.

Hay un par de post introductorios donde te ponía en contexto.

Qué no es una Revisión Semanal en GTD®
La Revisión Semanal lo conecta todo

Y las diferentes partes de la Revisión Semanal:

1 – Aclarar tus bandejas de entrada
Recopilar material y papeles sueltos
Vaciar la bandeja de entrada
Vaciar tu cabeza

2 – Revisar y poner al día el sistema
Revisar las listas de siguientes acciones
Revisar información pasada del calendario
Revisar el calendario futuro
Revisar la lista A la Espera
Revisar las listas de Proyectos (y de grandes resultados)
Revisar cualquier lista de control relevante

3 – Aplicar la creatividad
Revisar la lista Algún día/Tal vez
Sé creativo y valiente

Ahora, antes de empezar con el cierre, y aunque en los post de introducción ya lo hablé, recordarte que debes tomártelo con calma. Es un hábito que cuesta fijar. Tienes que aplicarte al principio, pero al poco tiempo empezarás a percibir los beneficios de éste, y aquí vas a notar el punto de inflexión. Verás como llegará un momento en el que «el cuerpo te va a pedir hacer la Revisión Semanal».

Si eres nuevo quizá te abrume, que lo veas muy complicado. Esta sensación es normal, ya que aún no tienes la suficiente confianza en tu sistema. Te mueves lentamente por él, y aún tienes que «afinarlo». Ve poco a poco, tómatelo con deportividad. Precisamente la Revisión Semanal es un elemento clave para que esto deje de suceder. Se produce una paradoja, la Revisión Semanal te cuesta, pero es la propia Revisión Semanal la que hace que deje de costarte. Por eso te he dicho ya bastantes veces que «revisar poco es mucho mejor que no revisar nada».

Unido a eso, la madurez en la aplicación de la metodología GTD® también reduce la inversión de energía necesaria para llevar a cabo una Revisión Semanal. Si capturas siempre y aclaras regularmente, la primera etapa es muy rápida. Si revisas tus listas diariamente, su actualización en la Revisión Semanal es más rápida. Si ves la funcionalidad de la lista de Proyectos y la lista A la Espera, incorporarás su revisión como parte de tu trabajo definido.

Y todo eso conlleva que la parte que te aporta fiabilidad pase a tener menos importancia para ti (esta es la parte importante cuando empiezas) y que la parte que te da perspectiva la percibas como el verdadero aporte de valor de la Revisión Semanal. Si notas que te está pasando esto, es un buen indicador de evolución.

Recuerda también que es normal «caerse de la tabla». Ten en cuenta pues que la Revisión Semanal es clave para volver a subirte. Si la caída ha sido «fuerte», coge todo tu sistema desactualizado y empieza por el principio. Trátalo como si todo estuviera en tu bandeja de entrada. Haz un buen Barrido Mental. Y ya lo tienes.

Otros «tips» que creo te irán bien:

-Crea tu propio checklist para llevar a cabo la Revisión Semanal. Yo te he presentado los pasos estándar, pero tú puedes aplicarle más granularidad. Con esto me refiero a que, por ejemplo, pongas en esta lista de control qué bandejas de entrada en concreto tienes, para no olvidarte de vaciar ninguna. O si tienes la lista de Algún día/Tal vez dividida en sub-listas, incluye las que tienen más sentido incluir en la Revisión Semanal.

-Piensa y trabájate checklists para tus Áreas de enfoque o responsabilidad, te ayudarán a maximizar el potencial de la Revisión Semanal.

-Momento y lugar adecuados. Crea una cita contigo mismo. Sobre todo, cuando empieces, la Revisión Semanal debes tratarla como una reunión imprescindible. Es un factor clave para el éxito.

-Busca tu compañero o compañera de Revisión Semanal. Compartir tus progresos con alguien que está en el mismo proceso, ayuda y dificulta que te «olvides» de hacerla.

-Disfrútala, saboréala. Es indudable el valor que aporta. Convéncete de que estás invirtiendo un tiempo del que vas a obtener un retorno exponencial. David Allen dice ​“Si piensas de verdad una vez a la semana, podrás confiar en tus elecciones el resto del tiempo”.

Y ya para terminar, el consejo que, para mí, es el más valioso que te puedo dar:

-No caigas en la trampa del «estoy muy ocupado/ocupada». Justo en esa época o momento en el que estás tan a tope de cosas, que no te cabe nada más, que te está a punto de «explotar la cabeza», lo mejor que puedes hacer es parar y hacer una Revisión Semanal. Parece un contrasentido, pero no lo es. En estos momentos, lo que acostumbra a pasar es que funcionamos en modo «trabajar por trabajar» o «hacer por hacer». La Revisión Semanal te garantizará que realmente estás en modo «hacer con sentido».

Como ya te avancé, el último post de la serie será la respuesta a varias de las preguntas frecuentes. Así que si tienes alguna pregunta, no dudes en dejar un comentario en este post.

Photo by William Felker on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *