Reflexiones de verano

Último post antes del descanso. Me pongo delante del ordenador buscando algo que contarte. 

La verdad es que estas últimas semanas, por lo que a publicaciones en el blog se refiere, no han sido muy productivas. Consecuencia de unos meses de junio y julio «inauditamente» activos. La cercanía del verano acostumbra a desacelerar la actividad formativa, cosa que no se ha producido en absoluto este año.

En realidad, tengo material preparado, pero lo reservo para el nuevo curso. Así tendré la oportunidad de darle «otra capa de pintura». 

He estado trabajando en la continuación de la serie que empecé hace unos meses sobre «Efectividad para comerciales», hasta el momento ha sido muy bien recibida y ahora ya toca entrar en la parte de «soluciones concretas para situaciones concretas». Como alguien me ha dicho, esta serie no sólo es útil para personas que trabajan en el ámbito comercial, no la rechaces sólo por el título y échale un vistazo

Como expliqué, me centré en este tipo de puesto de trabajo, porque lo conozco bien y porqué, en mi opinión, necesita una actualización urgente. Sólo hay que darse una vuelta por los programas de las formaciones comerciales más habituales. Todos contienen un punto dedicado a la Gestión del Tiempo, introduciéndolo como clave (estoy de acuerdo en que la efectividad es clave)  y resolviéndolo con un «cortapega» de cuatro transparencias arcaicas sobre tópicos obsoletos. 

También vendrán un par de post en los que te mostraré en detalle mi sistema GTD® montado en Todoist. Hace tiempo que utilizo esta herramienta y creo que puede ser útil para muchas personas ver cómo la uso. 

Mi propósito al llevar a cabo este ejercicio no es mostrar cómo utilizo Todoist, es provocar la reflexión sobre la tendencia que tenemos a complicar la implantación de GTD® sobre cualquier herramienta. Para empezar, sólo te diré que casi todas las funcionalidades «top» de las que dispone la aplicación, en mi caso, están desactivadas.

Buscaba algo que contarte y con lo que pretendía ser la introducción ya llevo un buen rato. Con muy poco, ya han salido muchos temas de calado. Si te fijas en lo que te he contado que viene después del verano, hay una esencia común. 

Un patrón que en realidad tiene mucho que ver con mi propósito. Ambas temáticas tienen un mismo fin: ayudarte en tu camino de aprendizaje. Proporcionándote herramientas y elementos para la reflexión. 

Esto es lo que me hace feliz, ayudar a que las personas se muevan de A a B. No importa la distancia que haya entre estos dos puntos, lo importante es que se produzca el movimiento. 

Si después de leer un post, una persona se plantea afrontar una situación concreta de una manera diferente, sólo eso, para mi ya es un gran éxito. Repito, sólo el hecho de planteárselo ya tiene un valor incalculable, porque, el cambio, por algún sitio tiene que empezar.

¡Nos vemos a la vuelta!

Photo by Artem Beliaikin on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *