Mi sistema GTD® en Todoist: Reflexionar

Siguiendo con la serie, llegamos ya al penúltimo paso del Flujo de Trabajo de GTD®: Reflexionar.

La verdad es que en este paso, cosa que también pasa en Ejecutar, no se requiere de ninguna configuración de la herramienta, sencillamente lo que hacemos es explotar el contenido de nuestro sistema. Es por eso que el foco en este, y el próximo post, lo voy a poner en repasar algunos de los aspectos que considero más relevantes en ambos pasos.

Reflexionar:

En el paso de «Reflexionar» básicamente lo que hacemos es revisar nuestro sistema para que se mantenga actualizado (lo que no se revisa se degrada) y también para tener una perspectiva amplia y clara sobre todos nuestros asuntos. 

Cada vez que entramos en nuestras listas, en nuestro sistema, ya llevamos a cabo una revisión/reflexión sobre los niveles más cercanos al suelo («Siguientes Acciones» y «Proyectos»). Cada vez que entro en mi contexto ordenador «veo» todo lo que tengo y esto también me proporciona perspectiva. 

También reflexionamos trimestralmente y anualmente (normalmente), acerca de nuestros horizontes más elevados. 

Pero el aspecto clave en este paso es la Revisión Semanal. Esto es lo que garantiza al 100% que tu sistema va como la seda y así «te mantienes encima de la tabla».

Como te decía, no voy a entrar en los pormenores del paso, y más teniendo en cuenta que recientemente escribí una completa y detallada serie sobre la Revisión Semanal en GTD®. 

¿Hay alguna particularidad a la hora de llevar a cabo la Revisión Semanal si mi sistema está en Todoist? No. Los diferentes pasos están claros y el hecho de tener mi sistema en Todoist no afecta de ninguna manera al desarrollo de estos.

Muy, muy, resumidamente para llevar a cabo una Revisión Semanal completa tienes que hacer una serie de cosas, en el siguiente orden:

Gana claridad:

-Haz un barrido físico de tu entorno. Recopila papeles u otros elementos físicos de tus cajones, tu mesa, tu cartera, tu mochila, … siempre hay algún incompleto por ahí.

-Haz un barrido mental. Dedica unos instantes a vaciar tu mente, igual que en el barrido físico, algunas veces quedan cosas no capturadas, en este caso en tu cabeza.

Aclara todas tus «Bandejas de Entrada», incluso aquellas que «tienen poco movimiento».

Con tus «Bandejas de Entrada» a cero, ponte al día:

Revisa tu Calendario pasado (en mi caso el GCal). Hay algo que capturar de lo que ha sucedido en la última semana ¿te aplazaron una cita y no lo capturaste?

Revisa tu Calendario futuro ¿Hay alguna información o evento venidero que requiera alguna acción? Coge perspectiva sobre lo que se acerca en las próximas tres o cuatro semanas…

Revisa las listas de «Siguientes Acciones». En mi caso voy a las listas de contextos en Todoist que te mostré en el post anterior y las reviso para tachar acciones ya hechas o bien que han perdido el sentido, y también reflexiono acerca de aquellas que ya hace unas semanas que están allí (¿están bien redactadas, son en realidad un proyecto? ¿no son tan relevantes para mi ahora y las puedo incubar?).

Revisa la lista «A la Espera». Revisamos los recordatorios de esta lista tachando los que ya hemos recibido respuesta y, el resto, se revisan para decidir en cuáles de ellos necesitamos activar algún tipo de seguimiento.

Varias situaciones:

-Si se puede generar este seguimiento en menos de dos minutos lo hago en este momento. En esta situación la mayoría de los casos son vía Gmail o también vía mensajería (Telegram, WhatsApp, etc). 

En el caso de mensajeria sencillamente escribo el recordatorio y lo envío. En el caso de Gmail, o bien escribo un correo rápido de recordatorio, o bien voy a una carpeta llamada «Soporte A la Espera» en el gestor de correo, donde tengo todos los emails de apoyo referidos al recordatorio que tengo en Todoist (esos en los que en este post te contaba que enviaba con CCO) y sencillamente, con un reenviar, hago el recordatorio.

Dos aspectos importantes: en cualquiera de los casos hago el recordatorio y vuelvo a la Revisión Semanal. Ni contesto emails, ni mensajes (ni miro la «Bandeja de Entrada»). En segundo lugar, tomo nota en Todoist, en el mismo recordatorio en la lista «A la Espera», de la fecha en la que he hecho seguimiento. Ya viste el ejemplo de cómo redactar una «Siguiente Acción» delegada en el post anterior. 

-Si no se puede hacer en menos de dos minutos capturo que necesito hacer un recordatorio de tal tema y sigo con mi Revisión Semanal. Luego en el primer aclarado después de la Revisión Semanal, decido la «Siguiente Acción» para poder ejecutar este seguimiento, dicho de otra manera, decido cómo lo haré. ¿Voy a llamar o se lo comento cuando nos veamos? Así organizaré una «Siguiente Acción» en el contexto «Llamadas» o en «Agenda».

Ojo, en los casos que hago seguimiento ¡el recordatorio que tengo en la lista «A la Espera» no se mueve de allí!, ya que aún estoy a la espera de algo. Lo que si tengo que hacer es anotar en él la fecha en la que haga el recordatorio.

Revisa la lista de «Proyectos». Este punto es quizá el que te pueda llevar más tiempo ya que es el más laborioso. Se trata de revisar todos los proyectos, uno a uno, para reflexionar acerca de ellos y garantizar que todos tienen alguna «Siguiente Acción» en el sistema. 

Traducido: tienes que «puntear» todos los «Proyectos» «chequeando» que están «vivos».

Si usas etiquetas, es en este momento cuando tiene sentido filtrar, utilizándolas para facilitar este proceso. Filtras por la etiqueta de cada proyecto y te muestra todos los elementos de este proyecto. Si no hay «Siguiente Acción», se aclara y organiza en este momento. O si te va a llevar mucho tiempo porque no lo ves claro, puedes capturarlo.

En mi caso, en particular, que no uso etiquetas ¿como procedo? Pues usando el buscador tan potente que tiene Todoist. Si el «Proyecto» y las «Siguientes Acciones» están bien redactadas siempre hay palabras clave que vas «arrastrando», y con el buscador puedes hacer este proceso sin ningún esfuerzo (y sin etiquetas).

En cualquier caso, en mi experiencia, eres perfectamente consciente de si tienes acciones vivas en los proyectos o no (recuerda que acabas de pasar por las listas de contextos). Lo que a «priori» puede parecerte engorroso en absoluto lo es. 

A nivel práctico, yo normalmente la revisión de este punto la hago abriendo dos ventanas con el navegador y pongo «modo pantalla dividida», en un lado dejo fija una ventana con la lista de «Proyectos» a modo de guía y para poder acceder al «Material de apoyo»* que tenga en cada proyecto, y en la otra me muevo por el sistema revisando las listas, redactando las nuevas «Siguientes Acciones» que procedan o capturando lo que se tercie.

También tengo que decirte que hace tiempo, en algunas revisiones me imprimía la lista de «Proyectos» en papel y los iba punteando, al estilo de la «vieja escuela». Lo digo por si te ayuda. 

Revisa los «checklists». Puedes tener algunas listas de verificación para reflexionar acerca de, por ejemplo, áreas de responsabilidad. O bien, tener un «checklist» para asegurarte que has hecho determinadas cosas durante la semana. Este es el momento de echarles un vistazo. De este paso de la Revisión Semanal (que tiene su «qué») puedes leer más en este post y en el próximo post te hablaré en concreto de cómo gestiono los «checklist» en Todoist. 

Y para terminar tu Revisión Semanal, sólo te queda, aplicar tu creatividad. Este punto básicamente consiste en revisar tus listas «Esta semana no» y «Algún día/Tal vez» y capturar si «activas» alguno de tus elementos incubados. O también puedes eliminar los que ya no tengan sentido para ti.

*NOTA sobre el «Material de Apoyo». Hasta este momento no había salido este concepto y es una de las dudas más recurrentes, por lo que en el próximo post, antes de desarrollar el último paso (Ejecutar) voy a hablarte de él.

Comments

  1. Francisco Juárez dice

    Excelente serie Jordi, pese a no ser usuario de todoist, me has encendido la bombilla en un par de detalles, sobre todo de ejecución. Muchas gracias, enhorabuena y esperamos con expectación el post sobre checklist!!!

    • Jordi Fortuny Baduell dice

      Hola Francisco, muchas gracias!
      Me alegra mucho ver que te ha servido para seguir perfeccionando el paso de ejecutar.
      Cuidado con las expectativas!! jajajaja… Fuera bromas, los checklist son muy sencillos de usar, no hay una receta mágica, sencillamente es práctica, práctica y práctica…De todos modos veremos si con el post consigo poner un poquito luz al tema ;).
      Abrazo,
      Jordi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *