Tengo una mala noticia

¡Uy perdón! He empezado muy mal, rectifico: Tengo una buena noticia. Parece que el universo se empeñe en ponértelo difícil, y es que siempre ocurren