telefonos de pared antiguos

Qué pronto olvidamos

Qué pronto olvidamos. Recuerdo mi primer trabajo, donde el fax era LA herramienta. Éste ya convivía con un ordenador con cuenta de correo electrónico